Quienes Somos
 
La columna vertebral a diferencia de otras áreas de atención médica, es una "tierra de nadie" atendida por múltiples profesionales y múltiples subespecialidades. El problema se centra en que cada subespecialidad o profesión ve la columna desde su particular y parcial punto de vista, no necesariamente, completamente aceptado y lo que confunde a los pacientes así como a los distintos profesionales. Se llega a decir que los pacientes reciben el tratamiento de acuerdo al profesional al que consulten más que en relacion a la enfermedad que posean.

El Club de Columna agrupa a los diferentes profesionales que trabajen con columna vertebral, con el objetivo de unificar criterios, aprender mutuamente, intercambiar opiniones y en general tratar de lograr líneas concensuadas de acción. Aquí se aplica el viejo aforismo "es difícil aprender de alguien que tenga mi misma opinión o siempre este de acuerdo conmigo " y que el intercambio de ideas y punto de vista enriquece la discusión y nos acerca a la verdad.

Los Traumatólogos y Neurocirujanos lideran los aspectos quirúrgicos de la columna. Radiólogos, Neurólogos y Fisiatras comparten la inquietud por los exámenes complementarios de diagnóstico. Kinesiólogos, Reumatólogos y Fisiatras los tratamientos menos invasivos y la biomecánica, los psiquiatras y psicólogos el análisis integral del dolor. Pero al margen de ello, la mayoría de los enfermos con dolor de columna consulta inicialmente en policlínicos generales donde son atendidos por Médicos Generales, Internistas y Kinesiólogos con poca formación en patología espinal (recuerden solamente la escases de horas docentes dedicados a la columna vertebral en los currículos de las diferentes Escuelas de Medicina). El problema se agrava porque en la atención primaria donde se sella el destino de muchos pacientes de acuerdo a la interpretación que se les de y el mensaje que se trate de transmitir, por ejemplo "Usted es enfermo de la columna, tiene una discopatía y no puede hacer deportes ni ejercicios de por vida". Este tipo de mensaje, común entre profesionales no entrenados es nefasto ya que conlleva un mensaje de limitación e invalidez. De ahí la importancia de incorporar a los médicos de atención primaria a este "Club" docente.